Las próximas elecciones se van a desarrollar en un clima de ascenso para las derechas donde es la extrema derecha representada por VOX, la que marca la agenda. Muchas y variadas han sido las causas que han permitido esta irrupción de una derecha envalentonada y agresiva. La ola reaccionaria que inunda Europa con el odio al inmigrante como principal reclamo también ha llegado ya aquí y amenaza con instalarse en las instituciones en mayo. Pero entre las causas del auge de estas fuerzas no sólo han influido factores externos.

En el caso concreto de nuestra comunidad el discurso del centro izquierda no es capaz de ofrecer una alternativa a amplias capas de la población trabajadora que se mueve entre el desencanto y la decepción, ni a sectores movilizados que tuvieron un papel muy importante en los resultados obtenidos en 2015.

El panorama puede parecer sombrío, pero igual que en aquel 2011 todo parecía en calma e irrumpió un movimiento impugnador del sistema como fue el 15-M, la chispa puede volver a prender en cualquier momento a condición de ser fieles a aquel espíritu que denunciaba los manejos de políticos y banqueros para convertirnos en su mercancía y que pedía que la política no la hicieran cuatro personas metidas en un despacho sino el pueblo auto-organizado en las plazas y barrios.

Desde este nuevo espacio de confluencia hacemos las siguientes reflexiones y propuestas de cara a las elecciones autonómicas del próximo mes de mayo, en consonancia con el propósito de recuperar las mejores ideas y prácticas que permitieron abrir una grieta al régimen del 78:

1. Necesitamos un proyecto político que sea claramente alternativo tanto al gobierno de la derecha (y a su posible reedición en forma de coalición trifachita) que lleva gobernando la región desde hace décadas, como a un posible gobierno “progresista” que limite las aspiraciones transformadoras a una mera gestión amable de la miseria. Un proyecto que defienda los intereses de las clases trabajadoras, de las mujeres, las migrantes, las personas LGTBI y de todas aquellas que sufran cualquier tipo de opresión o discriminación por parte de este sistema injusto y depredador. Por tanto un proyecto que confronte con el bloque reaccionario de los partidos de la derecha y la extrema derecha pero que sea también independiente del neoliberalismo progresista  y del populismo reformista o complaciente. Entendemos que se puede llegar a acuerdos puntuales para desalojar a las derechas o para impulsar políticas favorables a la mayoría trabajadora pero no ofrecerse para cogobernar, ya que está comprobado que las “muletas” en política son las primeras que desaparecen en situaciones de polarización como las que vivimos.

2. Necesitamos un programa que sea construido desde abajo y con mecanismos de participación popular. Un programa que incluya medidas como:

  • La paralización de todos los desahucios sin alternativa de vivienda.
  • Creación de un banco público.
  • Regulación de los precios de alquiler de vivienda con precios máximos.
  • Recuperación para el sector público del HUBU y otros servicios relacionados con hospitalización en sanidad de gestión privada (paliativos, estancias para recuperación, etc.…).
  • Para la sanidad en el medio rural: ampliación de la red de sanidad pública recuperación y de conciertos de servicios externos (ambulancias, limpieza, etc.), asegurando además servicios de calidad como el de farmacia. Aumento de la financiación al menos hasta la media de las CCAA y el 25 % de toda la inversión en sanidad para Atención Primaria.
  • Soberanía alimentaria.
  • Fijación por ley de ratios de personal dignos en todos los servicios sociales y asistenciales, tanto públicos como privados. Favoreciendo y primando los públicos, con plazas y recursos suficientes.
  • Garantizar el acceso a atención y cuidados en el sistema público a mayores y dependientes.
  • Paralización de la autorización e implantación de macrogranjas proyectadas, para abrir un proceso participativo real con entidades sociales, vecinales y ecologistas que decida sobre el aprovechamiento de nuestros recursos naturales y el modelo económico para el desarrollo de nuestra tierra.
  • Paralización de los proyectos mineros: mina de uranio a cielo abierto en Retortillo (Salamanca) y de feldespatos en Ávila, así como otros proyectos que prioricen los beneficios de empresas privadas a la conservación de nuestro entorno, poniendo en riesgo las vidas de los castellanos y leoneses y el medioambiente.
  • Gratuidad garantizada de la Universidad Pública para alumnos en unidades familiares con rentas bajas o en situaciones de vulnerabilidad.
  • Paralización de todos los conciertos educativos, como paso previo a la reversión de los mismos para revertir el modelo hacia enseñanza pública(gratuita)/privada(de pago), mediante mecanismos de integración en el sector público de personal, etc.. en un periodo temporal concreto. Creación de Mesas de la comunidad educativa. Recuperación y ampliación de la red de enseñanza pública en el medio rural.
  • Educación inclusiva, laica y feminista obligatoria en las escuelas públicas y planes específicos de educación contra las violencias machistas.
  • Instar a los ayuntamientos a facilitar red para la gratuidad de las Escuelas Infantiles(0-3 años) y Planes la remunicipalización de las mismas, también para el medio rural.
  • Cumplir los planes y legislación contra violencias machistas. Publicidad, educación, planes de igualdad en las empresas, etc..
  • Incremento de la inversión en prevención de la violencias machistas.
  • Legislación específica para la contratación pública, con empresas que implementen planes de igualdad, con ratio alto de mujeres empleadas, mujeres en puestos intermedios y altos.
  • Auditoría Ciudadana de la Deuda de la Comunidad, declarando el impago de las partes de la misma que hayan quedado acreditadas como ilegítimas.
  • Auditoria de las contrataciones públicas, de las fundaciones y de los servicios privatizados y posibilidad de revertir los mismos.